La primera clase: conocerse un poco

¡Se acerca la vuelta a la clase!

No siempre es fácil para los profesores inventar actividades para la primera clase del curso.
Os propongo cuatro actividades para que los alumnos se conozcan entre ellos.

1. Speed dating

La primera actividad se llama “speed dating”. El profesor divide la clase en 2 grupos. Los alumnos del primer grupo se sientan en una silla. Los alumnos del segundo grupo toman un asiento y se sientan delante de uno de sus compañeros.
Los alumnos del primer grupo reciben un papel con preguntas y … el “speed date” (cita rápida) empieza. Los alumnos tienen dos minutos para conocerse mejor a través de las preguntas. Después de dos minutos, los alumnos del segundo grupo cambian de asiento y se inicia otra cita.

Os dejo un documento que se puede repartir entre los alumnos. El documento contiene una breve introducción a la actividad y unas posibles preguntas.

2. Busca a alguien que …

Para esta segunda actividad los alumnos reciben instrucciones tipo “Busca a alguien que ….” (por ejemplo: Busca a alguien que vive en la misma ciudad que tú). Todos pasean por la clase haciendo preguntas. Es importante motivar a los alumnos a dar un poquito de información. Diles que no basta responder a las preguntas con un simple sí o no.

Os dejo un documento con algunas instrucciones que he usado en clase.

3. Adivina la respuesta de tu compañero

Una tercera actividad que a veces uso para una primera clase es una en la que los alumnos tienen que adivinar los gustos de sus compañeros. Divido la clase en grupos de más o menos tres personas. Cada grupo recibe algunas fichas con preguntas sobre sus gustos. Uno por uno los alumnos toman una ficha y leen la pregunta en voz alta. El primer alumno no da la respuesta, sino solamente da la primera letra de la respuesta. Les toca a los compañeros adivinar la respuesta correcta.

4. Adivina la persona

Una actividad que me gusta hacer con grupos de estudiantes que ya se conocen un poco es “Adivina la persona”. Cada alumno toma un papelito y escribe cinco palabras que dicen algo sobre él/ella.

Hay muchas posibilidades: edad, profesión, color favorito, nombre de un hijo, característica física …
Por ejemplo, yo podría escribir “profesora – 26 – Sevilla – baja – Juanes”. Si mis alumnos me conocen un poco saben que estas cinco palabras refieren a mí porque soy profesora, tengo 26 años, mi ciudad favorita es Sevilla, soy baja, y mi cantante favorito es Juanes.

Si todos los alumnos han anotado sus 5 palabras, doblan el papelito y lo dan al profesor. Después el profesor toma el primer papel y lee en voz alta las palabras escritas. Los alumnos intentan adivinar de que persona se trata. Si lo adivinan correctamente, la persona en cuestión explica (en frases muy breves como hice yo aquí arriba) qué dicen estas palabras sobre si.

¿Habéis utilizado ya alguna de estas actividades en clase? ¿O lo van a hacer?
A todos los profes: ¡Buena vuelta a la clase!

Anuncios